Por qué tu competencia tiene más clientes que tú con una web mucho peor

Portada » Por qué tu competencia tiene más clientes que tú con una web mucho peor

Tu empresa tiene una web de la que estás muy orgulloso. Todo el mundo te felicita por su diseño pero ya ha pasado un año y tus clientes siguen siendo los mismos. La web no te ha ayudado a atraer nuevos clientes. Ni siquiera te ha ayudado a aumentar la cantidad de personas interesadas en tu producto o servicio.

¿Te suena esta historia? No está muy alejada de la realidad de muchas empresas. Nueva web con mucha ilusión que se va perdiendo en unos meses, a medida que no se ven resultados. Estás convencido que tu web está perfectamente diseñada pero este hecho no repercute en más ventas.

En este artículo te contaremos por qué la web de tu competencia, sin ser tan atractiva como la tuya, recibe más visitas y más peticiones de interesados en tu producto o servicio. Cómo tener más clientes con tu web que tu competencia. ¡Empezamos!

 

Porqué transmite más credibilidad que tú

Hagamos un símil con una tienda física: ¿Qué pasaría si pusieras todos tus esfuerzos en lograr una gran cantidad de visitas a tu tienda y, al llegar a ésta, la gente se encontrara con una tienda sucia, desordenada y con vendedores con aspecto desaliñado? Saldrían corriendo por la puerta en busca de tu competencia ¿no?.

Tu web debe girar entorno a un concepto muy claro: generar confianza. Todos los elementos de tu web deben generar la confianza suficiente para convencer al usuario acerca de tus productos o servicios. ¿Cómo genero confianza? En la respuesta a esta pregunta se debe centrar todo el trabajo de tu pagina web. Debes crear un recorrido que guiará al usuario hasta terminar realizando la acción deseada.

Tal y como decimos en Tesubi, no existe ninguna web igual porque no hay ningún cliente igual. Y cada cliente tiene un objetivo y unas prioridades distintas. El trabajo de cualquier agencia digital no debe limitarse únicamente a la creación de la pagina web, sino que debe “acompañar” desde el principio, ayudando a definir un objetivo y diseñar el mejor camino para llegar a él.

Pongamos un ejemplo: Tienes una escuela de idiomas, tus alumnos están satisfechos pero necesitas aumentar el número de nuevos alumnos. Tu objetivo final será que potenciales alumnos contacten contigo a través del teléfono o el formulario web. Pero como paso previo te interesará dar una buena imagen de tus aulas, los profesores y buenas opiniones de los actuales alumnos. Todos estos puntos ayudarán a generar confianza. No pretendas que se interesen por ti directamente. Necesitas guiarles en el recorrido que has establecido previamente en tu web.  Y es en este punto donde entra en juego la usabilidad.

 

Porqué tiene una web mejor estructurada que tú

Siguiendo con el símil de la tienda física: ¿Qué pasa si tu cliente potencial no es capaz de encontrar lo que está buscando dentro de tu tienda de forma rápida? Que dejará de perder el tiempo y acudirá a tu competencia que es capaz de darle respuesta de forma eficiente.

Antes de todo, hazte la siguiente pregunta: ¿Tu web está pensada desde la perspectiva del usuario que accede por primera vez?

Nunca seas tu mismo el que evalúe la web. ¿Por qué? La has visto decenas de veces y, como decimos en nuestro argot, estás “contaminado”. Sentimos decírtelo así pero tu opinión no es real. Así que necesitas la versión de un usuario que entre por primera vez a tu web. Y no sólo uno, sino varios. Solo de esta forma podrás evaluar la facilidad de uso de tu web ya que la única forma de verlo es testeando.

La usabilidad va muy ligada al objetivo de ganarnos la confianza del usuario que hemos descrito anteriormente. Para que una web sea usable tiene que tener una lógica, una estructura sencilla con un sentido claro. De nada te servirá haber definido un recorrido ideal si la web está mal estructurada, ya que nunca conseguirás que el usuario llegue a tu objetivo.

El menú es la parte que debe guiar al usuario en su navegación por tu pagina web. No debe contener más de 7 opciones, que deben aparecer descritas correctamente. No incluyas nunca un término que tengas muy interiorizado solo en tu empresa. Piensa siempre y únicamente en el usuario. ¿Cada apartado del menú está descrito correctamente para él?

Una regla básica de usabilidad establece que un usuario debe poder acceder a cualquier contenido de la web en tres clicks como máximo. ¿Cumples con esta regla? Más clicks significan más impedimentos para el usuario y recuerda que se lo debemos poner fácil.

El objetivo de la usabilidad es tener usuarios satisfechos y actualmente una gran parte de ellos visitarán tu web a través de dispositivos móviles. Para ello, es básico que tu web esté adaptada a todos los dispositivos móviles. ¿Sabías que más del 50 % de las visitas en muchas webs provienen de dispositivos móviles? Y el dato va en aumento, así que ya no hay alternativa.

¿Cuándo se evalúa la usabilidad? Cuanto antes mejor. El momento ideal es cuando la web está en fase de pruebas (testing). Y recuerda, el control de la situación debe estar en manos del usuario en todo momento. Y  la navegación debe ser fácil y bien estructurada para permitir el acceso a la información del sitio web.

Ahora que ya tenemos el objetivo definido y la web adaptada en términos de usabilidad, trabajaremos el punto más importante para tu negocio: convertir los usuarios a clientes.

 

Conversión: analiza y optimiza

¿Qué prefieres? 50.000 personas entrando en tu tienda y saliendo sin haber comprado ¿o un centenar, de los cuales la mitad salgan como clientes? No todo es la cantidad de visitas, es mucho más relevante la conversión.

Existe en muchas empresas la errónea concepción de tratar el numero de visitas web como indicador de referencia. Y esta no es una buena práctica. Se pueden recibir una gran cantidad de visitas pero el dato que marcará la diferencia son las conversiones.

Tu trabajo para generar visitas web deberá estar orientado a visitas de usuarios de calidad, que estén realmente interesados en tu producto o servicio.

Antes de todo, ¿cuándo hablamos de conversión? Cuando un usuario realiza la acción clave que hemos definido como objetivo en nuestra web.

Supongamos que hemos definido nuestro objetivo como la petición de información de un usuario a través de un formulario. Entonces, diremos que la conversión se da cuando el usuario rellena y envía el formulario. Este momento decimos que es mágico, pero no precisamente porqué tenga lugar a través de magia, sino bien al contrario. Es el resultado fruto de un buen trabajo anterior.

Cuantos más formularios o llamadas de clientes potenciales -conocidos como “leads” – más posibilidades tendrás de conseguir clientes. Pura matemática. Para ello, es importante medir el % de conversiones: Si de 10.000 visitantes que recibe tu web al mes, 120 acaban rellenando un formulario de petición de más información, tienes un 1,2% de conversión en tu web.

Definir un buen título en las paginas, añadir testimonios de tus productos o servicios, una buena pagina de “quiénes somos”. Estos son algunos ejemplos de buenas practicas que te ayudarán a generar confianza y, en consecuencia, aumentar la conversión de tu web. Hay muchas más que trataremos en un próximo post. Si te interesa, no dudes en suscribirte a nuestro blog.

 

Aumenta el tráfico web

¿La gente sabe dónde está tu tienda? ¿La encuentran al buscarla en el mapa (Google)? Es evidente que de nada sirve la mejor y más optimizada web del mundo si el usuario no es capaz de llegar a ella. Tendrás una tienda muy bonita pero cogiendo polvo.

Tu web necesita de visitas y que éstas sean de calidad. Debes aparecer en las primeras posiciones cuando los usuarios realicen búsquedas de tu marca en Google.

El SEO es una gran fuente de tráfico web para la mayoría de empresas. Contrata los servicios de una agencia o profesional SEO para que te asesore en todos los aspectos técnicos que te ayudarán a posicionar tu web en los primeros resultados de Google. Antes que nada, tendrás que estudiar cuáles son los términos para los que te quieres posicionar, que no serán siempre los que más visitas te generen, sino los que más conversiones te aporten.

La publicidad online, ya sea mediante Adwords (anuncios en Google) o en la red de Display (formato banner) son otra gran fuente de tráfico. Utilizaremos los anuncios en Google si existen búsquedas de nuestro producto o servicio para los que no estemos bien posicionados por SEO. Nos inclinaremos por anuncios en otros blogs o webs si no existen búsquedas en Google que hagan referencia a nuestro sector y necesitamos aumentar nuestras visitas web por esta vía.

En las redes sociales encontramos dos formas de generar tráfico. A través de nuestra actual comunidad de fans (publicaciones orgánicas) y a través de anuncios en la plataforma de Facebook Ads, opción que acostumbra a dar muy buenos resultados si se gestiona correctamente. Las posibilidades de segmentación de las redes sociales (especialmente Facebook) son muy útiles para definir los usuarios que quieres impactar con tus campañas.

Antes de lanzarte a crear anuncios en Google, Display o redes sociales, necesitarás crear una landing page (página de aterrizaje) para dirigir a los usuarios. Esta página será la encargada de convertir las visitas en leads, por lo que es muy importante que esté muy bien trabajada y optimizada (cómo crear landings efectivas también da para otro post).

Por último, las campañas de email que envías a tu base de datos también te ayudarán a aumentar visitas a tu web y fomentar la venta cruzada. Según la calidad de tu base de datos, el número de visitas será mayor y de forma directa la conversión. Los emails deben estar perfectamente trabajados a nivel de diseño y optimizados para generar tráfico a tu página web. Tu base de datos es oro, es tu tesoro que tienes que cuidar al máximo. Al fin y al cabo, son los emails de los usuarios que son clientes o se han interesado en algún momento por tus productos o servicios.

No olvides publicitar tu marca y tu web allá donde vayas. Tarjetas de visita, bolígrafos, firmas del email. El branding offline es de gran utilidad también en el medio online. Mucho mejor que tu marca sea también el nombre de tu dominio y que no existan más webs con el mismo nombre.

Y por último y no menos importante, un tema en el que insistimos mucho los profesionales del marketing online: la analítica. Y no sólo para saber la cantidad de visitas web y  los contenidos más visitados. Una herramienta como Google Analytics nos permite ver cómo se están comportando los usuarios en nuestra web, una información muy valiosa para nosotros, que nos dará las claves para mejorar y aumentar las conversiones en nuestra web.

Espero que te haya sido útil este post para aclararte tus dudas y empezar a aumentar tus conversiones a partir de hoy mismo. Si has llegado hasta aquí es que tu competencia tiene más clientes que tú con una web mucho peor y esto no lo deberías consentir.

Escrito por Àlex Castells el 04 de abril de 2016. Àlex Castells es Social Media strategist
¿Quieres conocer a nuestro equipo? Haz click aquí

Artículos Recientes

Dejar un Comentario

CONTÁCTENOS

Para más información puede enviarnos un mensaje: